Campo laboral de la comunicación

El montajista: un fantasma detrás de los metrajes

Campo laboral de la comunicación

Todos los días el mercado cinematográfico lanza una gran variedad de opciones que atrapan a los espectadores ofreciendo proyectos fílmicos tales como películas, series, documentales, cortometrajes e incluso vídeos musicales que buscan llamar la atención y atraer a más público a consumir de este nuevo mundo digital que se expande día a día.


Detrás de todas esas propuestas de vídeo que se muestran en las diferentes plataformas digitales siempre se encuentran un gran equipo de personas que se encargan de los aspectos estéticos y físicos buscando dar una buena acogida al target que se quiere impactar.

Entre todos los que trabajan detrás de cámaras, se encuentran los productores, directores, sonidistas y montajistas. Estos últimos se encargan de la edición total y final de cada uno de los clips que se grabaron. Estos se preparan para que estén listos, y posteriormente, modificados en pro de que el proyecto mantenga un ritmo y una cohesión que se haga más agradable a la vista de la audiencia. Lo que buscan estos proyectos es que sean bien recibido por su público inmediato
cuando se proyecte en los distintos escenarios y plataformas.


La definición de montaje se aclararía como el proceso por el cual se unen los distintos planos para formar una continuidad de escenas dotada de cierta duración. Pero también es un proceso creativo, gracias al cual el temperamento de un artista se expresa, a través de la sucesión deliberada de escenas, del ritmo que determinan los planos y de la cadencia con que suceden las imágenes. Esto se logra mediante la organización de planos que por sí mismos tienen un valor relativo pero que, combinados según un cierto orden y una cierta duración, producen un efecto global e independiente (Cf. ZUBIAUR 2005: 93).


Asimismo, los montajistas pueden considerarse como una de las partes más importantes en el proceso de la presentación final de un metraje ya que gran cantidad de tomas se graban con gran cantidad de escenas y él es la única persona que puede organizar ese caótico escenario transformándolo en un proyecto audiovisual que atraiga y despierte sentimientos en la audiencia deseada.


“La potencialidad del montaje está en su capacidad de manejar todo el trabajo anterior, de proponer y crear sobre lo que ya se hizo. Comprender el montaje como proceso creativo implica dejar de concebirlo como el simple ensamblaje de planos. Las propuestas desarrolladas en las salas de montaje son las propuestas narrativas y estéticas finales; las que son proyectadas en las pantallas.” (Velasco. R, 2011). De la misma manera el montajista necesita tener una estructura, un guion que lo oriente para orquestar un sinfín de recursos que buscará que el film sea lo más atractivo posible para los espectadores.


“El montaje, además, se configura como un proceso productor de sentido a partir del trabajo de la forma, desde la técnica; punto importante para el análisis semiótico y la búsqueda de un lenguaje audiovisual.” (Velasco. R, 2011). Por lo mismo un editor se encarga de organizar cada video individual y engranarlo con demás efectos visuales para que la obra cobre una dirección determinada. Todo lo que el editor coloca en el proyecto final comprende una serie de decisiones premeditadas, nada de lo que se ve es puesto al azar, todos los cortes que se hacen y los movimientos que se colocan para ser visibles tienen una intención detrás que buscará hilar los sucesos, no solo de forma entendible, sino de forma estética para que el film se torne ligero y entretenido de ver.

Desde la academia se forman a dichos futuros montajistas con técnicas de manejo del color, manejo básico de sonido, manejo de efectos visuales que ayudarán al futuro profesional a expandir su mirada creativa para que se pueda pasmar su esencia en los proyectos futuros que se le presenten.

 Ver Video 1

 

Ver Video 2

 

 

Ingresa tus datos para suscribirte a nuestro boletín de noticias.
captcha 

logo blanco

La Asociación Colombiana de Facultades y Programas Universitarios en Comunicación AFACOM, es una asociación académica sin ánimo de lucro fundada en Bogotá el 20 de abril de 1979, con Personería Jurídica No. 2498, que cuenta con reconocimiento nacional e internacional, y está constituida por las Facultades o Departamentos oficialmente autorizados por el Estado Colombiano, para ofrecer enseñanza integral en el campo universitario, en las áreas de Comunicación e Información. Dichas instituciones están representadas por los Decanos de las facultades o los Directores de los departamentos o programas.

Últimas Becas

Convocatorias internacionales de investigación

Convocatorias internacion...

Afacom informa a los investigadores y grupos de in...

Becas de la DAAD Colombia para comunicadores y realizadores audiovisuales

Becas de la DAAD Colombia...

La convocatoria estará abierta hasta el viernes 30...

Convocatoria de becas para el doctorado en Comunicación Unisabana

Convocatoria de becas par...

La Universidad de la Sabana abre su convocatoria d...

Beca Rosalynn Carter para Periodismo en Salud Mental

Beca Rosalynn Carter para...

Postúlate con un proyecto periodístico hasta el 30...

Beca para Maestría en Francia; Gestión Global de Marcas

Beca para Maestría en Fra...

Los interesados podrán aplicar hasta el 21 de juni...

Convocatoria fundación Harry Frank para investigadores

Convocatoria fundación Ha...

Las postulaciones deberán enviarse antes del prime...

Afacom informa sobre convocatorias internacionales

Afacom informa sobre conv...

Afacom informa a los investigadores y grupos de in...

UTB abre convocatoria del programa de becas Premio Liderazgo Caribe

UTB abre convocatoria del...

Hasta el 20 de mayo del presente año estará abiert...